Cuento de la encina junto al camino


Una encina estaba ubicada junto a sendero bastante transcurrido.

Este árbol que daba refugio a los viajeros frente a la lluvia y al sol. Los caminantes viendo sus apetitosas bellotas  le arrojaban grandes piedras con afán de conseguirlas.

Y el aguantaba estoicamente pensando:

-¡Pobre de mí que a pesar de mi bondad todos los días me llevo daños y dolores!

Hay que ser  agradecido, no seamos de lo que devuelven favores de mala manera.


 

1 comentario:

  1. Mi nombre es Lucy, soy administradora de un sitio web. Me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

    Si estás de acuerdo házmelo saber enviando un mail a bellezaestetica7@gmail.com
    Lucy García.

    ResponderEliminar