La estatua del Dios


Un pobre poseia una estatuilla de un dios, al cual rezaba para que le diera la fortuna; pero como su pobreza aumentaba, se enfado, y arrojo a la figura contra la pared.  Al romperse, junto a los trozos, aparecieron gran cantidad de monedas de oro que había en su interior.

El hombre la recogio y le dijo al aire:

Veo que este dios actúa de forma contraria a lo que se le pide, pues cuando te adoraba, no me ayudabas, y ahora que te defenestro me respondes  contestas dandome riqueza.

No conseguimos nada dado elogios a los ingratos o malvados, más se consigue con el castigo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario