Las liebres temerosas


Estando las liebres en reunión se lamentaban entre sí de llevar una vida tan precaria y temerosa, pues, en efecto, eran víctimas de los hombres, de los perros, de las águilas y de otros animales, así decidieron que deberían  morir de una vez que vivir siempre con miedo.

Tomada esta decisión, corrieron hacia un lago  para morir ahogadas todas juntas.

Cerca del lago, había unas ranas que estaban sentadas, cuando oyeron el ruido de la carrera, saltaron temerosas sobre agua. Tras observarlo una de las liebres, que era más astuta que las demás, dijo:

- ¡Alto amigas! ¡No hay porque preocuparse tanto, pues ya veis que aún hay otros animales que tienen más miedo que nosotras!

Para muchos es un consuelo encontrar y ver otros en peores condiciones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario