La lima y la vibora


Una víbora entró en un de taller de herrero para pedir limosna a las herramientas. Tras recorrer la zona de trabajo, todas las herramientas habían aportado algo, y le habló a la lima para terminar suplicándole que fuera generosa.

La lima le respondió, - ¡Bien confundida  estás si piensas que te daré algo. Yo que tengo la costumbre, no de dar, sino de tomar algo de todos!

Dificil es conseguir algo de quien vive sacando algo a los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario