La mula hija del caballo de carreras


Recién comida alimentada con cereal y feliz, una mula nacida de  un asno y una yegua se echo a reposar, diciéndose a sí misma:

- Mi madre es un caballo veloz en la carrera, y yo me parezco en todo a ella.

Más tarde,  la mula se vio obligada a correr por unos metros para huir de unos niños que pasaban junto a ella y terminada la carrera, muy contrariada, se acordó de pronto de su verdadero padre: era el tranquilo asno.

Debemos reconocer nuestras raíces y de donde venimos, para tener en cuenta nuestras limitaciones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario