La zorra y la serpiente

Encontró una zorra caminando a una gran serpiente dormida a los pies de un roble.

Sintiendo envidia de aquel cuerpo tan largo y esbelto, pensó que extendiéndose podría igualarla, se agacho  sobre la tierra
al lado de la serpiente e intentó estirarse cuanto pudo.

Tal esfuerzo hizo que finalmente por vanidosa y pretenciosa se quebró los huesos y murió al tiempo.

Nunca te iguales a los más grandes, si  no tienes las condiciones para hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario