La zorra y el cuervo que se creyó rey

Un cuervo consiguió robar un suculento pedazo de carne a unos pastores, el ladrón se fue a las ramas de un roble para degustarla tranquilo.

Todo había sido seguido por una zorra, que quiso apoderarse de la carne para vencer su hambre.

Se acercó al árbol y empezó a elogiar al cuervo con varios tributos como su belleza,  la fineza de sus plumas, su esbelta silueta para terminar diciendo que él debería ser nombrado rey de las aves y si ahora no es así, es porque no tenía una fuerte voz o canto.

El cuervo, para demostrarle que la zorra estaba equivocada, soltó la carne para lanzar con orgullo fuertes graznidos.

La zorra, de inmediato tomó la carne caida y comentó:
- Señor cuervo, si junto a tu vanidad tuvieras inteligencia, serías el perfecto rey de las aves.

Cuidate de las adulaciones, pueden ser interesadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario