Fabula del aguila y la zorra

Una águila y su amiga la zorra decidieron vivir cerca pues se tenían gran aprecio. La zorra eligió un hueco entre la maleza para llevar sus cachorros y el águila un árbol en aquella zona del bosque.

Cierto día que el águila no encontraba nada de cazar para llevar a sus crías, cayo sobre los cachorros y se los llevó  a su  madriguera para alimentar a la familia.

Al regresar la zorra, viendo lo ocurrido maldijo al águila llena de frustración por no poder alcanzar las ramas del árbol y vengarse.

Pero a los días, el águila trajo a su nido los restos de una cabra que unos pastores estaban cocinando y que había robado. Estos trozos de alimento traían consigo alguna ascua de la hoguera que con el viento prendió el árbol.

Los aguiluchos que todavía no sabía volar cayeron al suelo y la zorra dio buena cuenta de ellos ante la mirada de su antigua amiga el águila.

No traiciones a tus amigos, pues alguna vez te llegará el castigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario