El lobo y el perro durmiendo

Un perro dormía tranquilamente a la puerta de una choza, cuando un lobo se abalanzó sobre él con el fin de devorarlo. El perro al darse cuenta pidió que lo matara:

Lobo , mira lo flaco que estoy, dentro de unos días mi amo se casará y tendré oportunidad de comer en abundancia, engordar y ser mejor presa.

El lobo pensó que era una muy buena idea y siguió su camino. Al mes el lobo volvió y encontró al perro descansando en un lugar elevado de la casa.

El lobo se dirigió al perro para que respetara la promesa y el perro le contestó:

-- ¡Ah lobo, la próximas vez que me veas dormir a la puerta de la choza, no esperes a las bodas porque yo ahora no pienso bajar de aquí!

Si algo te pone en peligro y logras salvarte, no repitas tal acción.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario