Fabula del lobo y el asno

Un lobo al que le habían elegido rey de su raza, ordéno que cuando algún lobo capturase una pieza debería de ponerla en común para que todos comieran y así evitar las peleas entre todos los lobos.

El lobo fue oído por una asno y este moviendo sus orejas, dijo delante de todos los lobos:


- Ha tenido una buena idea, pero me pregunto porque has guardado tu botín en aquella cueva que usas de escondite.

Ante el murmullo general de la manada, el lobo descubierto y avergonzado, derogó su ley.

Debes de predicar con el  ejemplo y cumplir con tus propios mandatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario