El lobo, el niño y su nana en la cabaña

Gran hambre sufría un lobo que deambulaba en busca de comida cuando llego a una cabaña en el monte que se oía a un niño llorar y a su nana diciéndole:

- No llores, mi pequeño, porque te llevare a donde el lobo.

El lobo al escuchar las palabras, se alegró vio una oportunidad y se quedo esperando  mucho tiempo a que el niño llorara. Al llegar la noche la nana intentó dormir al niño con una canción que decía:

Duermete niño que si viene el lobo, lo mataremos

Al oír el lobo las nuevas palabras, siguió su camino pensando:

- En esta casa no se dice la verdad, se dice primero una cosa, y luego otra muy diferente. 



Más muestran los gestos, que las palabras


No hay comentarios:

Publicar un comentario