El león y la soberbia del asno

A pesar de la experiencia de la anterior historia, el león y el asno se hicieron de nuevo amigos para ir de caza.

En  una cueva se refugiaban unas cabras montesas, y el león se quedó a guardar la salida, mientras el asno entraba en la cueva dando coses y rebuznando, para hacer así salir a las cabras.

Una vez terminada la treta, salió el asno de la cueva y le preguntó si no le había parecido excelente su actuación al haber peleado con tanta bravura contra el grupo de cabras.

El león le contesto: - claro que si, ¡yo mismo me hubiera asustado si no hubiera sabido quien eras!

Si te alabas a tu solo, serás simplemente objeto de la burla, incluso más de los que mejor te conocen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario