El leon y el toro

Estaba deliberando el león como atrapar un toro muy fuerte y decidió utilizar la astucia. Invito al toro a comer un carnero que había cazado, para atacarlo cuando estuviera junto a la mesa.

Llegó el toro al lugar, pero viendo sólo grandes fuentes y asadores, y ni asomo de carnero, se largó sin decir una palabra.

El león al verlo alejarse le preguntó por qué se marchaba así, pues nada le había hecho.

Le respondió el toro -,  Todos los preparativos que has hecho son demasiado grandes, no son para el cuerpo de un carnero, sino para el de un toro.

Analiza con cuidado tu alrededor, y así estarás mejor protegido de los peligros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario