El león y el ciervo

Estaba un león muy furioso, rugiendo y gritando sin  razón alguna.

Lo vio un desconfiado ciervo a  distancia y exclamó:

- ¡ Desdichados todos los animales del bosque, si cuando el león esta tranquilo nos es tan insoportable!, ¿ de qué no será capaz estando en tal actitud?

Debemos tener prudencia con los irascibles porque sin motivo ya dañan y serán más peligrosos ante cualquier inconformidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario