El león, la zorra y el lobo


Cansado y viejo el rey león, se quedó enfermo en su cueva, y todos los animales, menos la zorra, se acercaron a visitarlo.

Aprovechando la ocasión el lobo acuso a la zorra de  la siguiente manera:
-Ella no tiene por nuestra majestad ningún respeto, y por eso no se ha acercado a saludar o preguntar por su salud.

En ese mismo momento llegó la zorra a la cueva, oyendo  lo dicho por el lobo. Entonces el león, enfadado al verla, gritó contra la zorra, ella tranquila pidió la palabra para justificarse, y expreso:

-  Oh Gran rey leon, de entre todas las visitas que aquí tenéis, ¿quién te ha dado tan especial servicio como el que he hecho yo, que busqué por todas partes médicos que con su sabiduría y conocimientos ideara una cura para tu mal, encontrándolo por fin?

- ¿Y cuál es ese remedio?, ordenó el león.

- Debes encontrar a un lobo, sacrificarlo y ponerte su piel como abrigo

Inmediatamente el lobo fue condenado a morir, y la zorra, entre risas exclamó:
- Al que manda no hay que llevarlo hacia el rencor, sino hacia la benevolencia.

Quien tiende trampas a los inocentes, pueden ser los  primeros en caer  en ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario