El leon, la zorra y el ciervo

Habiendo enfermado el león, mando a la zorra le trajera al ciervo pues tenía hambre y debía recuperar sus mermadas fuerzas.

La zorra encontró al ciervo y le dijo: - El león esta a punto de morir y  te ha designado como su sucesor porque el león cree que la pantera era muy temperamental, el tigre un fanfarron y el oso demasiado torpe.

 Siguió comentándole que el león pensaba que un ciervo era esbelto, fuerte y noble el sucesor ideal.

Mientras el ciervo pensaba le dijo la zorra: - Como consejero del rey león, te pido que me sigas y lo acompañes en su lecho de muerte.

La vanidad del ciervo hizo que lo acompañara y justo cuando estaba entrando en la cueva del león, este se abalanzó sobre el, tocando la oreja del ciervo con la boca, con lo  que este salió corriendo escapando.

El león le dijo a la zorra; - Utiliza tu astucia y  tráelo otra vez, la zorra respondió:  –Sera difícil peor lo intenté, y se fue siguiendo las huellas del ciervo.

Cuando lo encontró le preguntó, - ¿Porque te has ido? El león iba a comentarte los secretos del buen gobernante al oído y has salido corriendo, ahora esta pensando en hacer rey al lobo.

Vente conmigo a ver si podemos convencer al león, no sea desconfiado, se humilde y no seas cobarde para que este no elija a otro animal como rey.

El ciervo pensó en ser rey y acompaño a la zorra a la cueva de nuevo. En el mismo momento que entro león se le echo encima y la devoro.

No debes permitir que el ansia de honores pertube tu buen juicio


No hay comentarios:

Publicar un comentario