El leon, el asno y la zorra

Fuero el leon, la zorra y el asno inocente a cazar los tres juntos.

Cuando ya tenían una buena cantidad de piezas, exigió el león al asno que las dividiera entre los tres.   El asno acumuló tres partes muy parecidas y le pidió al león que eligiera la suya.

Indignado por haber hecho las tres partes iguales, saltó sobre él y se lo comió.

Seguidamente le dijo a la zorra que repartiera las piezas en dos partes.

La zorra puso casi toda la caza en un mismo montón y dejo unos despojos en otro montón, seguidamente llamo al león para tomar parte.

Al ver la desigualdad de aquello, preguntó el león -¿Quién te ha enseñado a repartir tan bien?  - ¡Pues el asno, señor, el asno!

El error ajeno no debe caer en saco roto, para aprender de él

No hay comentarios:

Publicar un comentario